8 de noviembre de 2013

A su lado...

No se si era su aliento a palomita de maíz cuando veíamos la película ó la extraña forma en que me volteaba a ver despistadamente sin que me diera cuenta, es que no era eso, era algo más allá de aquella forma de mirarme, iba mas allá que aquellos besos que me ponían la piel de gallina. Me gustaba, si y mucho, sabía perfectamente como hacer sentir a mi corazón aquellas explosiones aceleradas, no era algo común ver tanto amor entre el y yo, ni tampoco era algo que se pudiera sentir cada que quisieras. Comencé a creer que la magia verdaderamente existía. Comencé también a ver su imagen en mis pensamientos, a recordar cada momento y beso infinito que el me regalaba. Era feliz, fui feliz.

1 comentario:

Yahaira Martinez dijo...

Siempre tienes que ser feliz n.n a pesar de todo ��